Jayuya, Puerto Rico

Parte de mi equipo de demostradores independientes de Stampin’Up! y yo, tuvimos el gusto de ir a ofrecer nuestro taller de tarjetas al pueblo de Jayuya. Justo en el centro de la isla. El viaje fué de 2 horas, por una ruta nunca antes vista por mí. Tengo que confesar que iba un poco nerviosa de perderme por las montañas, ya que jamás había visitado Jayuya tomando como ruta el pueblo de la Florida, en Puerto Rico. Mas bién había ido durante mi niñez por Ponce (que mucho ha llovido desde eso). Ibamos con ciertas instrucciones y salimos muy temprano, de manera de que si nos perdíamos, tener tiempo de encontrar el camino sin llegar tarde a nuestro compromiso. Fuimos, Diana, Jorge y yo. No había GPS que funcionara en el medio de semejantes montañas. Es increíble que viviendo en mi propia tierra, no conozca sus hermosuras. Fué toda una experiencia “Religiosa” como diría Enrique Iglesias. LOL! En un punto del camino quedamos por una estrecha carretera, en el corazón de la montaña que tenía no sé cuantos pies de altura. Había que mirar muy al cielo para ver su tope, y nosotros ahí en el medio por esa pequeña carretera, llena de una hermosa vegetación. Por un instante, creí que no estaba en mi isla. Quedé maravillada de la naturaleza, de las montañas, de las casas, de los caminos, de las plantaciones que admiré justo en la fada de algunas montañas, según subía y bajaba las curvas y las cuestas. De regreso quise fotografiar algo de esa maravilla que veían mis ojos. Pero no hay foto que pueda hacerle justicia a la hermosura de nuestra tierra y sus montañas, el sol, y los campos. El agite de la ciudad no nos permite disfrutar de las cosas mas sencillas que Dios nos ha regalado y que son gratuitas.
Visité una torrefactora, y nos tomamos un rico café. Ya saben los que me conocen lo amante que soy del Café. Dame una tacita, y no necesito nada más. Me encanta nuestro Café. Como él, ninguno. Ahí fotografié algunas cosas antiguas que tienen en una parte que es una especie de museo. Conocimos varias amigas del “hobbie’. Bien valió la pena el viaje. Que Dios bendiga nuestra hermosa isla del Encanto, que pese a lo que se pueda decir, sigue siendo la isla del encanto, para quienes vivimos en ella y amamos nuestra cultura.
Hicimos el Taller de Navidad I en nuestro primer viaje, y luego hicimos un Mini Album, y en la ultima clase hicimos Tarjetas de Navidad II. Esas muchachas son encantadoras y la pasamos super!. Me hubiese gustado poder seguir viajando para alla, pero ya Jorgito va solo. No me puedo partir en tantos pedazos, 🙁 Se que nos vamos a ver pronto! Chicas, las quiero!
Comparto algunas fotos con uds. Claro; no esperen verme en ninguna, porque yo era la fotógrafa. Je,je,je…… Ah! y además, se nos unió Carmen y Damaris para ser Consultoras. Que maravilla.

Posted on : Oct 12 2010
Posted under Hablando un poco |